martes, 8 de octubre de 2013

La historia del mundo en dos horas

Hoy vengo a dejar en el blog, aparte de una serie de reflexiones que considero importantes, un documental que, si no es el mejor que he visto hasta ahora, es uno de los mejores sin duda. Se titula La historia del mundo en dos horas y, como su nombre indica, trata de resumir toda la historia del universo y, dentro de ella, la de la humanidad en dos horas.

Lo que más me ha impresionado ha sido la manera en que ha conectado todos los sucesos que ocurrieron en el pasado con los hitos más importantes de la humanidad. Es uno de los pocos documentales que consigue transmitir perfectamente esa idea; es decir, de que todo lo que nos rodea está relacionado con un pasado bastante sorprendente. Aquí os dejo las dos partes del documental por orden que espero que los disfrutéis tanto como yo:



Para mí, uno de los hechos más impresionantes han sido los intervalos de tiempo que se barajan durante todo el documental. Para empezar, se necesitaron aproximadamente 9 mil millones de años para que se empezara a formar nuestro sistema solar, 2/3 de la vida del universo. Por otro lado, el humano moderno lleva en la Tierra 200.000 años; esto es nada comparado con los 4.500 millones de años de existencia de nuestro planeta Tierra. De hecho, los dinosaurios llegaron a dominar el planeta durante 160 millones de años. Comparemos nuestros 200.000 años con los 160 millones de años de los dinosaurios, o los 3.800 millones de años desde que apareció la primera célula surgiendo así la vida en la Tierra. 200.000 años no son nada... Además, hay que tener en cuenta que la historia tal y como la conocemos empezó a contar hace 6.000 años. En definitiva, toda nuestra historia es un suspiro comparado con las demás historias ocurridas en la Tierra.

La cantidad de sucesos que tuvieron que ocurrir de manera aleatoria para que los mamíferos pudieran reinar el planeta de una vez por todas fueron incontables; y para poder hablar de la aparición del humano moderno, estuvimos al borde de la extinción no hace mucho, lo que permitió que la selección natural "escogiera" a los más inteligentes que en definitiva eran los mejores adaptados al entorno. Cuando uno reflexiona sobre el tema, se da cuenta de lo afortunados que somos en realidad porque, sencillamente, podríamos no haber existido, no estaba para nada planeado y de hecho las probabilidades de nuestra existencia eran ínfimas. Tanto es así que uno comienza a entender lo difícil que es encontrar vida inteligente como la nuestra en otros lugares del universo.

Por otra parte, no entiendo por qué hay que recurrir a un ser supremo para dar sentido a nuestra existencia, o para glorificar nuestra historia. Creo que es más maravilloso que hayamos llegado aquí por acción de las leyes de la naturaleza que gobiernan el universo que por el mero capricho de un Dios. La realidad es mucho más grande e impresionante que la que nos ofrece la religión. Como dijo un amigo mío, tiene más sentido dar las gracias al universo que dar las gracias a Dios. Está comprobado que si al universo le proporcionas el tiempo suficiente, es capaz de realizar cualquier cosa, y todo por puro azar por increíble que parezca. ¿Quién hubiera imaginado desde un principio que tú y yo íbamos a surgir del Big Bang, y que muchos de nuestros elementos se fabricarían previamente en los núcleos de las estrellas, las fábricas de la vida?

Finalmente, si vemos la historia de la vida en su conjunto, nos percatamos de que la extinción es una constante pues está siempre presente en todas las especies. Especies que han dominado el planeta Tierra, especies que se han extinguido con el paso del tiempo. Por tanto, la pregunta es inevitable: ¿cuánto tiempo nos queda a nosotros? ¿Seremos capaces de burlar nuestra extinción si desarrollamos la tecnología necesaria? Si el Argumento del Día del Juicio Final, que ya se explicó anteriormente en una entrada en este blog, está en lo cierto, poco podremos hacer para evitar lo inevitable. Parece que todo está en nuestra contra, y que nuestro preciado tiempo se está agotando. Esperemos por el bien de la humanidad que estos fatídicos pronósticos fallen y podamos continuar con este sueño durante mucho más tiempo.

Nota: aunque en esta entrada se ha utilizado frecuentemente el término 'azar', ni mucho menos la evolución biológica fue de esta manera completamente, una concepción errónea muy extendida entre la población. Obviamente, las mutaciones son aleatorias y algunas de ellas pueden ser beneficiosas para el organismo que las porta; no obstante, quién deja descendencia y quién no no es un proceso aleatorio, pues el más apto al medio que le rodea es el que se reproduce fácilmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario